Dios está siempre disponible, ¡porque Él nunca se adormece ni duerme! Salmo 121:4.